miércoles, 2 de abril de 2008

Sentimiento incondicional


No temas, mi señor; estoy alerta

Mientras tú de la tierra te desligas

Y con el sueño tu dolor mitigas,

Dejando el alma a la esperanza abierta.



Vendrá la aurora y te diré; Despierta,

Huyeron ya las sombras enemigas,

Soy compañero fiel de tus fatigas

Y celoso guardián junto a tu puerta.



Te avisaré del rondador nocturno,

Del amigo traidor, del lobo fiero

Que siempre anhelan encontrarte inerme.



Y, si llega con paso taciturno

la muerte, con mi aullido lastimero

también te avisaré……¡ Descansa y duerme ¡


Manuel José Othón

5 comentarios:

Armida Leticia dijo...

Hola, yo también tengo ese soneto en un post, me gusta mucho.

Saludos.

jenny dijo...

Hola Lety,gracias por visitarme, me gusta ese soneto ya que hay un perro de nombre "titin", que nos visita con frecuencía esperando un "bocadito", y su forma de agradecer, es cuidar nuestra puerta.

SOMMER dijo...

Que gusto poder dormir tranquilo, sabiendo que alguien guarda tu reposo.

Saludos españoles

Lúcida dijo...

Bonito soneto. Qué gran placer sentirse cuidado.

jenny dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.