miércoles, 21 de mayo de 2008

BESAME MUCHO......



Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.


Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.


¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenaron sé de lágrimas tus ojos.


¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.


Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.



Gabriela Mistral

10 comentarios:

lola dijo...

¡Que poema! se nota la pasión de la autora.

Jorge dijo...

¡El beso! la caricia que puede ir de lo sutil a lo intenso. Bello poema de esta poeta latinoamericana. Un beso.

Lúcida dijo...

Bonito poema para algo tan dulce como los besos.

rule dijo...

Me gusta.
Si has escrito en tu blog
este poema,
es porque reconoces la importancia de un beso con amor,
Me sigue encantando leerte.

JENNY dijo...

Hola lola! siempre me ha facinado la pasión con la que describe sus poemas Gabriela Mistral.

Un saludo y un beso!

JENNY dijo...

Hola Doctor! la más deliciosa de todas las caricias es un beso!

Un gran saludo.

JENNY dijo...

Lúcida! gracias por visitarme de nuevo,recuerdas tu primer beso? para varias personas ese es el más dulce que recuerdan.

Un abrazo y un beso!

JENNY dijo...

Rule! gracias por seguir visitandome, hay muchos tipos de besos,por curiosidad, algunos con pasión,etc. pero los que se dan con amor son inolvidables.

Besos!

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

El beso la mayor demostracion de amor,y mas si va lleno de pasion,besos amiga,bonito poema

Pilar dijo...

Ayyy, es que me matas!
Me encanta Gabriela Mistral y ese poema es maravilloso, Jenny.
Gracias por compartirlo.

Un abrazo grande!
Pilar